¿Por qué es peligroso dejar la calefacción prendida?

Muchas veces de chico nos dijeron que tengamos la precaución de dejar una ventana abierta cuando teníamos una estufa prendida. Si bien este problema se resolvió con la llegada de las estufas de tiro balanceado primero, y con los aires acondicionado frio/calor después, el hecho de que la estufa prendida pueda llegar a ser muy perjudicial para nuestra salud siempre me produjo curiosidad. Probablemente estés al tanto de que las estufas producen Monóxido de carbono (CO), pero ¿por qué es tan perjudicial para nuestro organismo? Seguí leyendo y enterate!

La respuesta está en la sangre

Para comenzar a responder la pregunta en cuestión, primero debemos comentar algunas cosas sobre nuestra sangre.

Todos sabemos que la sangre es la que se encarga de transportar, entre muchas otras cosas, el oxígeno por todos los rincones de nuestro cuerpo. En términos de composición, la sangre consta de glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas y plasma. A su vez, los glóbulos rojos están compuestos mayoritariamente por una proteína llamada “hemoglobina“.

Estructuralmente hablando, la hemoglobina consta de 4 subunidades unidas entre sí. Dentro cada una, en el medio de la misma, encontramos un átomo de hierro (Fe), importantísimo para el transporte de oxígeno.

glóbulos rojos y estructura de hemoglobina
Los glóbulos rojos están compuestos, mayoritariamente, por hemoglobina. Esta proteína consta de 4 subunidades (2 cadenas alfa y dos cadenas beta)  y en medio de cada una de ellas, se encuentra un átomo de hierro (Fe), clave para el transporte de oxígeno. (Fuente: http://laboratoristas4b.blogspot.com.ar/2010/04/estructura-y-funcion-de-la-hemoglobina_3927.html)

La relación entre el hierro (Fe) y el oxígeno (O2)

Algo importante a tener en cuenta es que el hierro tiene la capacidad de oxidarse (oxidación), es decir, puede captar oxígeno y aferrarse a el. Técnicamente, ésta unión es irreversible, pero, gracias a las propiedades de la hemoglobina, el hierro puede desprenderse del oxígeno, para volver a poder oxidarse nuevamente después. Esta propiedad de la hemoglobina es clave para la respiración, ya que el glóbulo rojo no solo debe llevar la sangre de un lado a otro sino también poder “depositarla” en el destino.

Viaje del oxígeno
Secuencia donde se observa a los glóbulos rojos transportando el oxígeno hasta los tejidos.

Por otro lado, dependiendo las circunstancias, el hierro puede aferrarse más o menos fuerte al oxígeno. De la misma forma, puede haber otras sustancias o compuestos que se aferren más fácil y más fuerte al hierro impidiendo que éste último esté libre para poder transportar nuestro oxígeno.

Entonces…¿Cómo nos afecta el monóxido de carbono?

El monóxido de carbono se produce por la combustión deficiente de sustancias como gas, gasolina, carbón, petróleo, tabaco, madera, entre otros. Objetos como los calentadores de agua o calefactores y los aparatos domésticos que queman combustible, como las estufas y hornallas de la cocina, también pueden producirlo si no están funcionando bien. Incluso también los coches (no eléctricos) que manejamos despiden una cantidad sideral de este peligrosa sustancia.

La causa de esto es que el monóxido de carbono es unas 200 veces más afín al hierro que el oxígeno. Puesto en un ejemplo, supongamos que estuvimos todo el día sin comer, llegamos a casa, abrimos la heladera y vemos que hay una docena de sandwich de miga (tu gusto favorito) y al lado una zanahoria. No hace falta decir cual elegiría la mayoría, ¿no?. Con el hierro pasa exactamente lo mismo, éste prefiere aferrarse al monóxido de carbono y dejar de transportar nuestro preciado oxígeno y ahí es cuando arrancan los problemas.

¿Qué pasa cuando nuestro cuerpo inhala mucho monóxido de carbono?

Dependiendo la cantidad de monóxido que incorporemos a nuestro organismo, distinto será nuestro cuadro clínico. Algo también a tener en cuenta es que el monóxido de carbono no tiene color ni olor, haciendo que sea complicado darse cuenta hasta que quizás ya es demasiado tarde.

Sintomas inhalación de monóxido de carbono
Cuadro de síntomas dependiendo el porcentaje de monóxido de carbono.

Muchas gracias por leer hasta el final. Espero te haya gustado y, sobretodo, que haya podido responder la pregunta para que así puedas comentarlo con tus amigos.


Recuerda que siempre puedes visitar el Diccionario Científico en caso que no recuerdes el significado de los conceptos científicos.

Cualquier duda, consulta, sugerencia o comentario, podes dejarlo en la caja de comentarios de aquí abajo. Si por otro lado deseas suscribirte para recibir una notificación cada vez que suba algo nuevo y sorprendente como esto, haz click aquí. Es muy sencillo! Sigamos liberando nuestro biólogo interno!!

Facebook Comments