Los perros huelen el miedo | Mitos científicos

¿Es cierto que los perros huelen el miedo?

¿Cuántas veces hemos escuchado a familiares o amigos decir que los perros huelen el miedo? Seguramente unas cuantas, es uno de los mitos que escuchamos cotidianamente. La afirmación “los perros huelen el miedo” es falso (al menos parcialmente) y en este artículo te explico la razón.

El increíble olfato de los perros

No es una novedad decir que los perros poseen un excelente olfato. Pero sí me gustaría hacer una comparación con el olfato de los humanos para que tengamos una mejor noción de como está desarrollado este sentido en el mejor amigo del hombre.

En primer lugar, hay que saber que el cerebro esta dividido en secciones, donde cada una cumple un rol específico. Por ejemplo, la información que llega al cerebro y está relacionada con la visión, es procesada en lo que se conoce como “corteza visual”. Lo mismo sucede con los demás sentidos. Cuando la corteza asociada a un sentido ocupa un porcentaje mayor del cerebro, se dice que ese sentido está más desarrollado que otro de menor proporción.

Áreas del cerebro humano
Áreas funcionales de la corteza cerebral.

Por ejemplo, el cerebro humano es dominado por una gran corteza visual, pero en cambio,  el cerebro canino es dominado principalmente por una corteza olfativa. El bulbo olfativo de los perros, en proporción al tamaño total del cerebro, es unas cuarenta veces mayor que el de los humanos. Así mismo, según la raza, los perros tienen entre 125 y 220 millones de células olfativas extendidas sobre un área del tamaño de un pañuelo, en comparación con solo 5 millones de células extendidas sobre el área de un sello en los humanos.

¿Qué pasa cuando sentimos miedo?

El miedo está definido como un sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario. Evolutivamente, el ser humano nace con dos miedos “incorporados”, el miedo a caernos y el miedo a los sonidos fuertes. Luego a lo largo de nuestra vida y a medida que nos vamos haciendo viejos, vamos adquiriendo (o perdiendo) miedos dependiendo de la información que vayamos obteniendo de nuestro entorno.

 

Efectos del miedo en el cuerpo

Imaginemos el siguiente escenario: Son las 2 am, estás durmiendo muy cómodamente en tu cama cuando escuchas ruidos sospechosos en la cocina que te despiertan. Lo primero que pienses, probablemente, es que alguien ha entrado a tu casa a robarte. En ese mismo instante, tu cuerpo (o más precisamente tu cerebro) se pone en modo de alerta.

 Inmediatamente, tus pulmones se centran en captar la mayor cantidad de oxígeno en cada inspiración. Al mismo tiempo, los sistemas digestivo e inmune dejan de “malgastar energía” y nuestro cuerpo activa todas las funciones de emergencia, generando que nuestro cerebro no sea capaz de realizar pequeñas tareas y utilizará la totalidad de los recursos en un plan mayor.

Cuerpo humano bajo estres
Esquema en el cual se observan las múltiples reacciones simultáneas que ocurren en el cuerpo bajo condiciones de estrés, como por ejemplo, cuando sentimos miedo. Fuente: Dr. Lopez Rosetti, SAMES. Clínica Mayo.

Por otro lado, el sistema nervioso simpático (activado por el hipotálamo) es el encargado de desatar una serie de reacciones en cadena, empezando por la liberación en sangre de ADRENALINA, con la finalidad de aumentar la frecuencia cardíaca. Al mismo tiempo, las pupilas se dilatan para tratar de captar la mayor cantidad de luz posible y el sistema endócrino libera una serie de hormonas a la sangre para que el sistema circulatorio trabaje a mayor velocidad.

Todo esto nos prepara para, o bien enfrentar al posible ladrón, o bien salir corriendo por la ventana pidiendo auxilio. 

Entonces, ¿Por qué decimos que los perros huelen el miedo?

Los perros huelen el miedo porque, debido a su sentido del olfato increíblemente desarrollado, son capaces de oler la adrenalina que circula por nuestra sangre cuando entramos en estado de alerta.

Para ser honesto, la primera vez que escuche esto me sorprendí muchísimo porque me resulto increíble. El solo hecho de pensar que el perro puede oler una molécula, infinitamente pequeña, que circula por mi torrente sanguíneo, me hace explotar la cabeza. ¿A usted no? 

Molécula de adrenalina
Molécula de adrenalina. Imagen extraída de Wikipedia.

Con esto, no se quiere decir que los perros sean oportunistas que van oliendo a la gente que tiene miedo para hacerles pasar un mal momento. Simplemente, cuando ellos pasan a nuestro lado y huelen la adrenalina, detectan que estamos nerviosos, detectando una posible amenaza, ya que ellos no son capaces de adivinar nuestro comportamiento. Es probable que el animal sienta que uno lo puede atacar y, por ende, se pone en postura de alerta y/o ataque.

¿Cómo evitar esta situación?

Ya sabemos que el miedo es algo muy difícil de controlar para las personas. Peor aún si hablamos de una fobia, como podría ser la cinofobia. Pero hay ciertas conductas que podemos evitar para no pasar por un mal momento cada vez que veamos un perro.

Perros huelen el miedo
Persona con cinofobia (fobia a los perros).

Lo primero y principal es tratar de no mostrarse nervioso. Recuerda que cuando estamos nerviosos y nos sentimos amenazados, liberamos adrenalina y otras hormonas, algo que el perro puede oler y alertarlo. Luego lo que puedes hacer es directamente no mirarlos, hacer de cuenta que no existe. Asimismo, también debes intentar no hablarles, aunque trates de calmarlo, ya que el perro, obviamente, no entenderá y recuerda que está enfocado en defenderse a toda costa. Por último pero no menos importante, no corras. Bajo ningún motivo intentes correr porque, de seguro, alterará mucho más al perro.

Por otro lado, recuerda que los perros también tienen un oído muy desarrollado, siendo capaces de escuchar los latidos acelerados de nuestro corazón cuando estamos nerviosos.

Para finalizar...

Como conclusión, la frase “los perros huelen el miedo” no estaría del todo correcta. Lo ideal sería decir que “los perros huelen la adrenalina que liberamos a la sangre cuando tenemos miedo”. O, por otro lado, quizás también sería más correcto decir que los perros pueden detectar el miedo, gracias al olor de nuestras hormonas y al ruido de nuestros latidos del corazón.

SI EL ARTÍCULO TE GUSTÓ, POR FAVOR COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS, ¡¡ME AYUDARÍA MUCHO!! 😉

NO OLVIDES PASAR A VISITAR LA TIENDA DONDE HAY ARTÍCULOS SUPER INTERESANTES 🙂